En qué influye el hogar en nuestro bienestar emocional

La vida frenética que llevamos, en muchas ocasiones, puede influir en nuestras emociones.


El ritmo de vida, el estrés que genera el trabajo y el escaso tiempo libre para descansar y desconectar, así como, la falta de momentos para nosotros mismos como disfrutar del máximo relax bajo la ducha, provocan alteraciones en la salud emocional, influyendo en las conductas.

Las emociones son automáticas y consiguen hacer que reaccionemos con rapidez ante lo que ocurre. Se trata de impulsos para actuar de una manera u otra y con los que nos adaptamos al #entorno. En ella influyen determinados aspectos, como las situaciones que vivimos en nuestro hogar. Esto tiene gran impacto en nuestro estado de ánimo y, por ende, en nuestra salud y en nuestras emociones.


Dependiendo del lugar en el que se ubique la casa, la distribución de los espacios, la amplitud o los colores, nos sentiremos en una zona de confianza y segura, o no, que generará emociones positivas o negativas.